MONEI
Open mobile navigation
Consejos e-commerce

¿Qué es el fraude por Internet? Tipos y cómo evitarlos en el e-commerce

Alexis Damen | 29 de enero de 2024
¿Qué es el fraude por Internet? Tipos y cómo evitarlos en el e-commerce

No hay nada más frustrante. Tienes productos que tus clientes necesitan, has creado un sitio de e-commerce genial y ofreces un servicio excelente, pero un día descubres que has sido víctima de fraude por Internet. 

En este artículo aprenderás qué tipos de fraudes por Internet existen y qué medidas puedes adoptar para evitarlos.

Contenido

¿Qué es el fraude por Internet?

El fraude por Internet, o fraude online, describe las actividades delictivas que se cometen online, como robos de identidad, robos de contraseñas e información, estafas y secuestros digitales. Si tienes un sitio de e-commerce, es importante que sepas qué ocurre para adoptar las medidas de protección necesarias y reducir las probabilidades de ser víctima de ello.

📌 Deja de preocuparte por el fraude. Empieza a usar MONEI para aceptar pagos online de forma segura.

Tipos de fraudes por Internet

El fraude online incluye varias actividades. Los hay de muchos tipos y los delincuentes a menudo inventan o descubren más. Estos son algunos de los más habituales:

Fraude en e-commerce

El fraude en las compras online puede dividirse en varias categorías, desde el robo de identidades a planes de incentivos de tarjetas de crédito fraudulentos. Estos tipos de fraudes de e-commerce pueden afectar a cualquiera, pero con información y las acciones adecuadas, también se pueden evitar. 

Fraude por triangulación

Se trata de un fraude muy difícil de detectar. Un estafador crea una tienda virtual falsa con un mercado online en el que vende productos a precios que parecen demasiado buenos para ser ciertos. Y, efectivamente, los precios son demasiado buenos para ser ciertos, pero cuando el cliente compra algo, el estafador usa una tarjeta de crédito robada para comprar el artículo en el sitio web de otro vendedor. El cliente acaba con artículos robados y el estafador escapa con el dinero recibido.

Phishing o estafas por email

Un cliente recibe un email que tiene prácticamente el mismo aspecto que los que recibe de forma regular del banco o de algún proveedor de servicios públicos. En él se le pide que proporcione datos personales para verificar un proceso o que siga un enlace para ver la oferta de un nuevo servicio. Desgraciadamente, ese email lo ha enviado un estafador y la URL es falsa. Al hacer clic en él, el cliente está dando información sensible como nombres de usuario, contraseñas y detalles del banco a los estafadores. Asegúrate de que tu sitio de e-commerce cuenta siempre con un certificado de seguridad válido y de que tus clientes saben distinguir las URL que no cuentan con él. 

Robo de identidad

La cantidad de información que hay en Internet es tan grande, que no sorprende que el robo de identidades sea uno de los tipos de fraude por Internet más habituales. Los estafadores usan como propia la identidad de otra persona por varios motivos. En el e-commerce, uno de estos motivos a menudo es para usar una tarjeta de crédito en nombre de otra persona y hacer compras con otra identidad. 

Pharming

El pharming es una versión más sofisticada del phishing y, por desgracia, es más difícil de detectar. Consiste en modificar direcciones DNS para que un sitio web tenga exactamente el mismo aspecto que el original y tenga incluso una URL creíble. De esta forma, el hacker puede acceder a datos sensibles.

Fraude con plan de incentivos de tarjeta de crédito

También denominado fraude de fidelidad, fraude de recompensas o fraude de puntos, el fraude de puntos de recompensa de tarjeta de crédito explota los programas de fidelidad para obtener ganancias personales. Con los programas de recompensas, los clientes pueden ahorrar con sus gastos. Cuanto más gastas, más obtienes para tus próximos objetivos. Los estafadores lo aprovechan pidiendo datos sensibles a cambio de ciertas recompensas que no existen. Son más efectivos porque la víctima ya confía en el programa de recompensas.

Estafas con cebo de clicks (Clickbait)

“¡Menuda suerte! ¡Así es, ha sido el afortunado ganador de un viaje para usted y su familia a las Bahamas! Haz clic en este enlace para confirmar el premio.” Este tipo de cebo de clicks hace mucho tiempo que se viene utilizando, pero sigue resultando tentador y efectivo. Con este bulo, el estafador se gana la confianza del usuario para obtener sus datos personales.

Prevención de fraudes en las compras online

Es importante distinguir entre las operaciones correctas y las fraudulentas en tu negocio online. Lo que tienes que hacer es lo siguiente:

  • Identificar datos del comprador. Para las herramientas de prevención de fraudes es más fácil reconocer los patrones comunes si dispone de más datos. Identifica los datos del comprador y compártelos para evitar pedidos fraudulentos. Vas a necesitar permiso para compartir datos de los clientes y deberás mantener la información anónima si no quieres violar la normativa sobre protección de datos como la RGPD.
  • Aprovechar la tecnología. Los avances tecnológicos allanan el camino de los estafadores, pero también permiten rastrearles más fácilmente y adoptar medidas de precaución. Por ejemplo, la inteligencia por autenticación biométrica es una defensa muy potente contra varias prácticas fraudulentas.
  • Revisar los pedidos sospechosos de forma manual. Aunque la tecnología puede ser de gran ayuda, si recibes algún pedido que te parece sospechoso, lo mejor será que lo compruebes manualmente. Por ejemplo, si recibes un pedido de bajo valor desde una dirección IP poco habitual, puede que te interese ponerte en contacto con el cliente para verificar el pedido. Los estafadores a menudo realizan pedidos de poco valor para probar si una tarjeta de crédito funciona.
  • Limitar la cantidad de pedidos. Una práctica habitual de los estafadores es hacer pedidos de grandes cantidades. Analiza las ventas “normales” y configura un bloqueo automático de los pedidos que estén muy por encima del promedio de ventas diario habitual. Si ves que se ha bloqueado un pedido, puedes hablar con tu cliente directamente para comprobar que es legítimo. 
  • Hacer una lista de bloqueos. Los estafadores, aunque los hayan pillado en alguna ocasión, puede que sean reincidentes. Podrían repetir sus delitos, de modo que cuando los hayas pillado, inclúyelos en una lista. Deberás tener mucho cuidado con esas listas. Es posible que algún cliente de verdad no se haya dado cuenta de que le han robado la tarjeta. Podrías bloquearles solo por usar su tarjeta y no lo entenderían, a menos que se lo explicases. 

Usar la pasarela de pagos adecuada. Con la pasarela de pagos adecuada, podrás ir un paso por delante. Los pagos seguros cifran y transmiten los datos de pago con un procesador de pagos. MONEI cuenta con un proceso de pago 3D Secure 2.0, que cumple con los estándares PSD2 y PCI DSS Nivel 1, lo que ayuda a proteger contra los fraudes en las compras online.

Protege tu tienda de e-commerce del fraude

El hecho de conocer los diferentes tipos de fraudes por Internet te permite proteger tu negocio y centrarte en su crecimiento. Configura las protecciones necesarias y asegúrate de usar el mejor proveedor de servicios de pago (PSP), MONEI, para mantener la seguridad de tus pagos.

Preguntas frecuentes sobre fraudes por Internet

¿Cuál fue el primer fraude que se hizo por Internet?

El primer fraude por Internet se realizó en 1994, con el inicio del e-commerce. Con el desarrollo del potencial de una experiencia de compra más rápida y práctica, también creció el potencial para los estafadores. Al principio, los estafadores compraron un producto online con el nombre de una persona famosa y una tarjeta de crédito robada. Esta técnica fue detectada rápidamente, pero desde entonces se han desarrollado muchas más.

¿Cuál es el fraude por Internet más denunciado?

El tipo de fraude por Internet más denunciado es el phishing, pero hay muchos otros que debemos conocer, como el pharming, el robo de identidad, el fraude por triangulación y el fraude con plan de incentivos de tarjeta de crédito.

¿El robo de identidad era posible antes de que se inventara Internet?

El robo de identidad no apareció como fraude por Internet. Los ladrones podían robar identidades revolviendo la basura de sus víctimas y descubriendo información sensible, desde facturas de suministros y extractos del banco que tiraban. Aun así, sí que es cierto que Internet facilita la técnica de robar identidades, porqué guardamos mucha información online.

¿Qué se puede hacer en caso de fraude por Internet?

Para denunciarlo, puedes ir a cualquier comisaría de la Policía Nacional (que dispone de Unidad de Investigación Tecnológica propia), o de la Guardia Civil, que cuenta con un Grupo de Delitos Telemáticos para gestionar las estafas realizadas por Internet.

Alexis Damen

Alexis Damen es Head of Content en MONEI. Le encanta diseccionar temas complejos del sector de los pagos, la venta online y el comercio para ayudar a los negocios a triunfar (con MONEI como plataforma de pagos, ¡claro!).

Aumenta la satisfacción de tus clientes y tus ventas al aceptar más métodos de pago.

Únete a MONEI sin compromiso para probar integraciones y pagos.

Abrir una cuenta

Sin compromiso. Date de baja en cualquier momento

Aumenta tus ventas de comercio electrónico hasta en un 40%

Descarga la guía paso a paso para aumentar tu facturación este 2024.

Descargar ahora

Aumenta la satisfacción de tus clientes y tus ventas al aceptar más métodos de pago.

Únete a MONEI sin compromiso para probar integraciones y pagos.

Abrir una cuenta

Sin compromiso. Date de baja en cualquier momento

Aumenta tus ventas de comercio electrónico hasta en un 40%

Descarga la guía paso a paso para aumentar tu facturación este 2024.

Descargar ahora